7.1.13

#cosasbuenasdel2012

He empezado el 2013 bastante mal. El día 1 amanecí con casi 38ºC de fiebre y así estuve dos días, tirada en el sofá. El karma me lo devolverá y a partir de ahora, esto sólo puede mejorar. Y para inspirarme he decidido hacer una lista de cosas buenas del 2012:


#CosasBuenasdel2012: me fui de vacaciones a Madrid con mi padre, después de muchos años, y mi pareja del momento y vimos “Más de cien mentiras, el musical”. Celebré el 90 cumpleaños de mi abuela paterna, una superviviente. Me dediqué el día de mi cumpleaños a mi misma (este año repito). Disfruté como una quinceañera en el concierto de Estopa. Disfruté de cenas, comidas y calçotades. De celebraciones familiares. Hice dos huelgas y me manifesté para intentar defender nuestros derechos. Seguimos con la Twitthospi, porque L’Hospi mola. Pasee por la feria del diseño de Milán. Dormí en una furgo y la conduje por autopistas francesas. Me acostumbré a una casa que podría haber sido mi futura casa. Conocí a gente nueva, aunque a muchos no los volveré a ver. Fui al teatro, al cine y de conciertos. Volví a ver a mi matrimonio de ingleses preferido. Me cabreé con mi trabajo. Y nos reconciliamos. El A team se reencontró en la boda de una de sus componentes. Me comí el mejor kebab de Berlín y visité un campo de concentración. Disfruté de otro fin de semana de verano en Vilaverd. Hicimos castillos de arena en la playa. Me compré un vestido de colores. Preparé postres. Vi a Serrat y Sabina en concierto. Volví a la soltería tras 4 años de relación. Esto al principio fue negativo, pero nos estábamos haciendo un daño innecesario, así que a la larga ha sido positivo, supongo. Caí en una espiral de negatividad bastante destructiva; la parte positiva es que creo que estoy saliendo. Me apunté a un taller de cocina antioxidante y a un taller de pan. Fui castellera por un día (Bordegassa para siempre) y estuve en el  XXIV Concurs de Castells de Tarragona. Empecé a ir a aquagym. Fuimos de pintxos a Bilbao y pedí kalimotxo en un bar. Fuimos a Horta de Sant Joan y volví a montar en bicicleta después de años. Salí de fiesta hasta que cerraron la discoteca en varias ocasiones. He cerrado bares. Practiqué la birraterapia. Lloré en grupo. Hice una excursión por la viñas de Can Rafols dels Caus. Empecé a ir una fisioterapeuta que me cuida la espalda. Me he comprado vestidos y mis primeros tacones. Inauguramos el piso de unos amigos en Valls. Nos volvimos a encontrar. Pasé otras Navidades en familia. Hice mi primer pan de aceite.


Una vez, alguien importante para mi me dijo que tenía que ver la parte positiva de todo lo que hiciera, por eso, decir que el 2012 ha sido un mal año por haber pasado algunos malos momentos malos, me parece injusto, ¿no creéis?

3 comentarios:

AlbaH dijo...

Toma ya!!

Tirs dijo...

Feliz y orgulloso de haber puesto mi granito de arena en esta cadena de experiencias. ¡Bordegassa para siempre!
Por cierto, un detallito que te has dejado: no sólo "estuve en el XXIV Concurs de Castells de Tarragona" sino que también "gané el XXIV Concurs de Castells de Tarragona en mi categoría" ;-)
Un abrazo (ya sabes que los castellers nos abrazamos mucho).

danielillu dijo...

WOW! Cuantas cosas buenas :))))
Le pido a mi 2013 tantas cosas buenas como te ha dado a ti el 2012.