28.3.13

Yo soy así...



Catalana, acuario y si ves mi habitación dirás que soy muy desordenada, pero tengo mi propio orden. Soy morena, mido 1’70 y entro en los cánones de belleza mediterránea, la de las curvas. Si crees que me sobran quilos, es que no me has mirado bien. Me gusta comer, disfruto tanto de una pizza como de un plato de verdura. Mis vicios: el pan y el chocolate.

Soy de L’Hospitalet y estoy muy orgullosa de ello. Tengo ese toque que caracteriza a los que somos de L’Hospitalet. Fui a un colegio concertado con marcado carácter religioso, aunque no era de monjas ni curas. Por eso, tal como me dijeron hace poco, puedo ser una chica mona y chunga o una chica mona y refinada. Muy “soy pura contradicción”, tan propio de mi.

Soy de ciudad. Mis pulmones están acostumbrados a la contaminación, mi vista a los edificios y el asfalto y puedo decirte cómo ir de una punta a otra de la ciudad en cualquier combinación de metro. Pero esto no significa que no haya pisado nunca un pueblo y que no pueda sobrevivir unos días en uno. Soy muy de ciudad, sí, pero también puedo adaptarme al medio. No me hagas subir una montaña o te odiaré el resto de mis días.

Volviendo a mi carácter, de entrada suelo resultar seria y borde. También me han llamado prudente, básicamente porque soy bastante tímida y me cuesta entablar conversación. Me cuesta hacer amigos, pero cuando lo consigo, me entrego totalmente, es aquello tan odioso de “soy amiga de mis amigos”. Un error porque luego me decepciono, pero bueno. También puedo resultar dura o agresiva porque digo las cosas como son. Ojo, no es lo mismo que decir las cosas sin pensar o que no sea capaz de callar cuando es necesario. Soy sincera y llamo las cosas por su nombre. No te asustes, si me tratas bien soy amable y agradable, incluso graciosa. Vale, recién levantada quieres matarme, pero después del primer café (con leche y sin azúcar), sí. Puedo ser muy dura, pero no soy una roca a quien puedas decirle cualquier cosa y ya se sobrepondrá. También tengo sentimientos y soy de lágrima fácil, una drama queen; es algo que no puedo evitar y me gustaría porque me puedo poner a llorar en situaciones muy comprometidas. Se me conquista por la risa y se me pierde por las gilipolleces. 

No me gusta el contacto físico con desconociodos, a menos que sea en la piña de un castell. Con los conocidos sí que me gusta. Me gusta (o no me avergüenza) dar muestras de cariño en público. Me gustan los abrazos y los besos. No me preguntes si puedes besarme, hazlo o no lo hagas, pero eso no se pregunta.

Pura indecisión, soy incapaz de decidir algo rápido. Creo que no sé lo que quiero, pero empiezo a tener una idea bastante clara de lo que no quiero. No soy muy consciente de ello, pero dicen que tengo la cabeza bastante bien amueblada. No soy fan de cometer locuras, la mayoría de veces porque me da vergüenza, pero me gusta divertirme y reírme.

Me gusta ir de tiendas, pero también visitar museos. Soy consumidora de la llamada telebasura, pero eso no significa que un día no me guste ver algo más serio e informativo. No estoy bautizada pero conozco más referentes culturales religiosos que mucha gente que sí que lo está. Soy tan pura contradicción que un buen plan puede ser pasarme todo un día en el sofá o ir a hacer una cata de vinos. Me gusta viajar, pero no me gustan los aviones. Odio madrugar. Me gusta dormir.

Soy catalana pero pienso en castellano, resultado de hablar en castellano con mi madre, por lo tanto soy bilingüe castellano-catalán. Estudié Traducción e Interpretación y puedo ser muy friki de los idiomas, pero sé poner un límite. Soy buena en mi trabajo, pero no me gusta todo lo que hago.

Yo soy así. Si ya me conocías no creo que te haya descubierto nada nuevo. Si te ha sorprendido algo, es que no me conoces bien. Si no me conoces, aún no sé quién eres ni cómo, cuándo ni por qué te cruzarás en mi vida, pero me encantará conocerte. No quiero que todo esto te asuste, pero tenlo en cuenta porque yo soy así y no voy (a volver) a cambiar nada que yo no quiera cambiar.



No hay comentarios: